Finmex credito 2016

Crédito o capital: ¿cuál es la mejor opción al momento de levantar capital?

Crédito o capital: ¿cuál es la mejor opción al momento de levantar capital?

Redacción Endeavor, Noviembre, 2016. 

 Dos de las preguntas más importantes que se hacen los emprendedores son: cómo buscar capital sin perder el control de su empresa, y cómo elegir un crédito bancario adecuado para crecer. Las opciones que tienen son amplias: desde instituciones financieras como SOFOMES, instituciones gubernamentales o bancos tradicionales. ¿Cuál de estas opciones es la que más les conviene? 

Si bien cada caso es único, instituciones financieras como Finmex ofrecen algunas recomendaciones que son necesarias acotar al momento de elegir una de estas opciones.

Crédito versus capital 

El crédito es un préstamo que forzosamente tiene que pagarse de vuelta. Tiene una tasa de interés determinada y requiere un respaldo o una garantía. Además, se debe tener muy clara la necesidad real que el crédito va a cubrir para saber si realmente es adecuado a las necesidades que requiere el emprendedor.

Los créditos son otorgado por SOFOMES, como Finmex, SOFIPOS, Banca Comercial, Patrimonial, Privada y de gobierno.

Por otro lado, el capital es una aportación o una inversión por parte de terceros. La aportación puede venir a través de un fondo de inversión o de manera directa, y quienes se convierten en inversionistas deben estar conscientes que corren los mismos riesgos que el mismo dueño de la empresa.

Contrario al crédito, el capital viene con el precio de ceder un porcentaje de la organización. Una de sus ventajas es que no se requiere una garantía ya que en lo que se invierte es en la idea de un proyecto. El capital privado puede otorgarse por los fondos de gobierno, fondos perdidos, capital semilla, capital emprendedor y F, F & F (Friends, Fans and Family). 

¿Cuál es la mejor opción?

No se puede asegurar que el crédito o el capital sea mejor uno que el otro, pues todo depende de las necesidades que tiene la organización y el emprendedor mismo y son muchas las ventajas y desventajas de cada opción.

Los créditos cuentan con la desventaja de que los emprendedores pueden terminar trabajando para la institución financiera y que si ésta no se paga a tiempo, la garantía la cubre. Sin embargo, el beneficio es que al término del pago, toda la empresa continúa siendo propiedad del mismo emprendedor. En cuanto al capital, ocurre lo contrario: en el peor de los casos, y sin la asesoría correcta, se puede llegar a perder el control total de la organización. Sin embargo, la gran ventaja que tiene es el fondo económico y el management o mentoría de los expertos.