Micel

www.finestrella.com

Telecomunicaciones y Financiamiento

96 Empleos

Gabriel Manjarrez y Pedro Zayas

Los Emprendedores

Gabriel es licenciado en Administración de Empresas por el ITAM y tiene un MBA en Stanford. Trabajó en varias empresas como Bank of America, McKinsey y en algunas start-ups en Silicon Valley. Pedro estudió economía y ciencias de la computación y después estudió una maestría en MIT, trabajó en Broadway Technology, siendo el primer empleado a cargo del análisis del mercado y construcción de software. Desde siempre han tenido una cultura emprendedora, ya que cada uno, antes de conocerse, abrieron una empresa, Gabriel de descuentos (Entretenedor México) y Pedro de libros electrónicos (Rovia), que más tarde vendieron.

Gabriel y Pedro se conocieron en 2005 y después de cofundar una empresa que proveía servicios financieros a inmigrantes latinos en Estados Unidos, lanzaron Finestrella.

Debido a su experiencia en el lanzamiento de nuevas empresas y en el mercado hispano, platicaron con unos inversionistas en California sobre crear una empresa para el manejo de riesgos financieros para el consumidor en América Latina y así fue como consiguieron un fondo de primera ronda por 1.25 mdd en 2008. El negocio empezó operaciones en la sala de la abuela de Gabriel, hasta que tuvieron 7 empleados se establecieron como compañía. Su visión es crear un negocio que agregue valor financiero y social, buscando y resolviendo ineficiencias en los mercados financieros al consumo en América Latina.

Pedro y Gabriel se consideran su ambiente de trabajo como una meritocracia, donde no importa el curriculum educativo o nivel social, las ideas y la ejecución siempre son recompensadas. Entre sus trabajadores tienen varias personas que llegaron con poca o muy estrecha experiencia profesional y que ahora ya son exitosos coordinadores o gerentes.

La Empresa

Ante su estrategia de crecimiento y expansión, la empresa decidió captar mas clientes al cambiar el nombre comercial e imagen de Finestrella a un nuevo nombre: “Micel”. Micel facilita la venta de planes de telefonía celular a personas que no cuentan con tarjeta de crédito, únicamente con una copia de su credencial de elector y un comprobante de ingresos. Ellos absorben el riesgo que las compañías telefónicas no quieren por tener a clientes sin tarjeta de crédito y actúa como un intermediario entre las compañías y los suscriptores garantizando el pago de unos a otros.

Micel está creando un nuevo mercado donde se satisfacen las necesidades de comunicación de la población de la base de la pirámide. Actualmente hay muchas personas que no cuentan con un plan de telefonía celular por no poseer una tarjeta de crédito o recursos para dar una garantía.

El 25% de los clientes de Micel son usuarios por primera vez de un teléfono celular y éstos hablan alrededor de 700 minutos por mes, 4 veces el promedio nacional. Ellos gastan 12% menos de lo que gastarían en un plan de prepago con celulares de mala calidad, y reciben 14 veces más uso. Telefónica Movistar ha incrementado su ingreso por usuario alrededor del 270% contra los usuarios de prepago.

La diferencia y ventaja que tiene Micel de las otras compañías telefónicas es que los pagos de los planes convencionales son quincenales, haciéndolos más fáciles de realizar. Pedro y Gabriel son muy selectivos con los planes que aprueban y están muy orgullosos de poder decir que sus clientes han respondido a tiempo, recomendándolos con amigos y/o contratando un segundo plan.

Hoy, es la única empresa de intermediación financiera en América Latina enfocada al negocio de conversión de pre-pago a post-pago celular.